Uno  de  los  problemas  más  comunes  en  la  infancia  son  los  trastornos  de atención.  Muchos  padres  se  quejan  de  que  su  hijo  no  se  sienta  a  hacer  los  deberes  más  de  un minuto  o  que  no  es  capaz  de  atender  cuando  se  le está explicando lo que tiene que hacer. 

“Atención  significa  dejar  ciertas  cosas  para  tratar  efectivamente  otras”.  A  través  de  la atención,  nos  centramos  en  un  estímulo  de  entre  todos  los  que  hay  a  nuestro  alrededor  e ignoramos  todos  los  demás.  Junto  con  la  memoria,  la  motivación  y  la  comunicación,  la  atención  es una  de  las  bases  fundamentales  del  aprendizaje,  así  como  del  propio  rendimiento  académico  de nuestros hijos/as.

La  capacidad  de  atención  es  diferente  entre  un  niño  y  un  adulto.  Una  peculiaridad  del proceso  cognoscitivo  infantil  es  la  capacidad  de  atención  activa.

La capacidad de atención activa se amplía  entre  los  cuatro  y  los  siete  años.  Es  por  esto,  que  si  bien  la  atención  puede  ser  ejercitada  y potenciada en todas las edades, ése sería el mejor período para hacerlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar